26/2/10

Entrevista a Miguel Sanchez-Ostiz en Larrun (Argia)

Zer du Iruñeak?
Oso atzerakoia da, eta oso tradizionala. Hemen, dela armei esker, dela hautestontziei esker, eskuinak beti agindu du. Eta okerrena da ez direla horri buelta emateko aukerak aprobetxatu. 80ko hamarkadaren hasieran sozialistek irabazi zutenean aukera bat izan zen. Aldaketa batzuk egin ziren, besteak beste inguruan ere aldaketa handiak egiten ari zirelako, baina horrek iraun zuen poltsan eskua sartu zuten arte. Eta aldaketa bat egiteko izan dugun azken aukera ere pikutara joan zen. Ematen duena baino larriagoa da dena. Beharbada hogeita hamar urte baldin badituzu ez da hainbesterako, baina hirurogei urterekin, bai. Azken hauteskundeen ondorioz izan zen emaitzekin aukera historikoa zapuztu zen. Horren ondorioz, administrazio kontseilua partekatu dute, hau enpresa pribatu bat balitz bezala. Eta batzuek zein besteek, administrazio kontseilu hori luzerako zuzenduko dute. Duela gutxi idatzi nuen honi buruz, eta beharbada ez da oso zuzena izango, baina hainbat alderdi izaten ari diren
barne arazoak…
Nafarroa Bai-ri buruz ari zara?
Bai. Ikuskizuna ez da oso duina. Eta Nafarroako betiko eskuinekoa banintz, oso pozik egongo nintzateke ikusten dudan giroarekin, aulkia betiko ziurtatzen ari direlako. Eta [Nafarroa Bai-ko] hauek ahazten ari dira botoa eman zietenetako asko ez zirela haien alderdi politikokoak. Ez batekoak ez bestekoak. Jende askok ez zuen inon militatzen, baina aldaketa eskatu zuen. Aldaketa, azkenean. Gero, ikusiko. Baina, lehendabizi, aldaketa, carajo! Baina, jakina, topo egin dugu Nafarroako gizartearekin, oso atzerakoia baita. Ñabardurarekin, baina horrela da.
Etsita zaude?
Bai, beharbada bai. Jakina, hau ezin diezu besteei esan, gogo pixka bat behar delako, ez erabat etsi, baina tira.

Gehiago irakurri/Leer más...

25/2/10

SOSPECHOSO SILENCIO

Estos últimos días, la izquierda abertzale está inmersa en una actividad más frenética que la desarrollada en los últimos dos años. El tiempo apremia y los plazos se agotan. Aunque son caras viejas, son nuevas detrás de unas mesas que hemos visto cómo poco a poco han ido vaciándose, por arte y gracia de una ley que permite los arrestos a discreción ordenados por el ministerio del interior. Desgraciadamente, su mensaje, aunque esperanzador, no nos dice nada que no hayamos oído al menos en dos ocasiones anteriores, y no por ser agradable tiene más crédito para los que repetidamente hemos sentido la frustración y decepción en los anteriores procesos, procesos en los que hemos compartido la esperanza en lograr un espacio sin violencia que nos permitiera un futuro común.
Personalmente creo que tienen todo el derecho a reivindicar una y mil veces su sitio en el abanico político de nuestra sociedad, yo siempre estaré a su lado en la exigencia de la derogación de la ley de partidos. Tampoco me parece que sea necesaria la condena expresa de ETA, porque para los que conocemos desde hace mucho tiempo esta historia, sabemos, incluso con un atentado, si sus ofertas son novedosas o siguen estando supeditadas a la voluntad de la organización.
Mas de una década de alejamiento es demasiado para poder tener proyectos en común a corto plazo, no es tiempo para propuestas de alianzas ni para proyectos estratégicos que no cuenten con una base real y demostrada que nos sitúe en el mismo barco, y que la discusión sea las diferencias políticas y no la misma cantinela de siempre.
Impulsar el debate con la izquierda abertzale oficial que sirva para fijar las claves del cambio político y social, plantearse ahora un polo soberanista, no debe de ser a mi juicio la prioridad de NaBai.
Para llegar a ese punto de encuentro, es necesario que el recorrido lo hagan solos, que incidan en la deslegitimación de la violencia en su proceso democrático, porque si así sucede, considero que no hay dudas de que nos encontraremos. Hablo sólo de la violencia de ETA porque es la que nos impide avanzar juntos, no porque niegue la existencia de la violencia de estado, que sin duda la hay.
Sospechoso es el silencio que guarda UPPSN, y me temo que es porque después de haber intentado por todos los medios a su alcance la división y ruptura de Nafarroa Bai, tienen la esperanza de que la cuña de la misma leña sea la adecuada para rajar la coalición, y esperan que los debates que todo este proceso pueda generar, desgastarán tanto a sus miembros como al electorado.
Cuidado con los cantos de sirena.

Patxi Leuza
Antsoaingo NaBai-ko zinegotzia.

Gehiago irakurri/Leer más...

23/2/10

La fiscalización de la pobreza: a propósito de la Renta Básica

No pretendo ser ni demagógico ni populista en este artículo. Sí, ya sé que empezar así puede condenarme de antemano, pues excusatio non petita accusatio manifesta. Nada más lejos. Juguetear ideológicamente con la pobreza y la exclusión puede reportar beneficios políticos, pero es absolutamente inaceptable en un gestor político cuya misión es erradicarla. Más en una tierra en la que 700 fortunas multimillonarias tienen su particular paraíso fiscal, en la tierra de la abundancia y de la excelencia, en una tierra sobrada de vanidad y escasa de solidaridad real, porque el crecimiento del que se alardeó durante años, no eliminó la pobreza tramposa de la que ahora se queja la Consejera de Asuntos Sociales, García Malo. Porque en este reyno de los cielos foral, exponente máximo de la sobreabundancia y el bienestar social vanagloriado hasta la saciedad, viven o sobreviven 7000 unidades familiares, cifra arriba, cifra abajo, dependientes de la Renta Básica que la actual Consejera quiere fiscalizar.
Ante la incesante demanda de la prestación de Renta Básica, sobrevenida tras la actual crisis económica, el Departamento que dirige García Malo pretende investigar a mil familias para ver si cumplen ciertos requisitos, como la aceptación de ofertas de trabajo como contrapartida a la prestación o si viven en el domicilio que se indica en la solicitud de acceso al recurso económico. Una medida que lejos de ir al centro del problema, se entretiene en la periferia. Pero además confunde, intencionadamente, el objeto de análisis de la actual situación.
En este sentido es importante señalar la relación que se establece en los sistemas de protección autonómicos (también en Navarra) entre prestación de garantía (Renta Básica) y participación obligada en acciones de inserción como condicionante de las mismas. Personalmente opino que la relación entre el cobro de la Renta Básica y participación obligada y fiscalizada, y por tanto punitiva, en acciones de inserción no puede contemplarse al margen del modelo de protección universalista contemplado en la Constitución. Y es que las personas que no tienen recursos suficientes pueden y deben esperar de esta administración una prestación de garantía de ingresos. Y ello no porque la sociedad haya decidido concederles graciosamente una ayuda económica, sino porque con ellos no se cumplen preceptos institucionales que se plantean como universales. Y esto se traduce en el derecho al trabajo y a la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad como se contempla en el art. 41 de la Constitución. En este sentido, planteada la Renta Básica en términos de derecho subjetivo, ésta tiene la función de cubrir el déficit existente en el acceso universal a los derechos al trabajo y a la protección social previstos constitucionalmente. Es decir, aquellas personas desempleadas y desprotegidas tendrían derecho a ciertos ingresos mínimos que no consiguen alcanzar por carecer de trabajo, o de una prestación alternativa de cuantía suficiente, pero también a participar en las acciones de inserción que le permitan solucionar sus problemas por las vías que se entiende como normalizadas. Pero en ningún caso cabe la sanción, la retirada de prestación o la fiscalización de los hogares en términos de contraprestación como se pretende.
Pero más aún, los procesos de inserción real no vendrán de la mano de acciones descoordinadas entre los sistemas de empleo y los Servicios Sociales. Y mucho menos si no se contemplan desde los principios de individualización y efectividad. Porque las situaciones de fuerte precariedad y exclusión social no sólo necesitan ayuda económica para tener más libertad, necesitan también apoyo para avanzar en su vida personal. No hay libertad sin derecho a la educación o a la sanidad pero tampoco sin derecho a los servicios sociales y a un apoyo personal para la inserción en circunstancias extraordinarias.
El actual modelo de Renta Básica en Navarra se basa en la solidaridad condicionada, es decir, esta sociedad es solidaria pero exige condiciones, ello requiere fiscalización de las vidas y las actitudes desde un paternalismo autoritario muy alejado de los valores en que se sustentan las sociedades modernas. Y es que lejos de concebir la Renta Básica como un dispositivo que aumenta la libertad de los beneficiarios para desenvolverse por sí mismos y sin interferencias externas en la vida social y económica, se le asigna un elemento de contraprestación que se considera necesario frente a riesgos como la cronificación, la dependencia o la pasividad (Sanzo)
Esta dinámica fiscalizadora genera una situación que rompe el principio de igualdad. Y es que los solicitantes o beneficiarios de Rentas Básicas son los únicos a los que se les pide, en el conjunto de solicitantes y beneficiarios de prestaciones del sistema de protección social, que demuestren ser pobres, merecer el dinero y estar dispuestos a cambiar el rumbo de sus vidas. Más aún, son los únicos a los que se les exige contraprestación.
Si la Consejera quiere evaluaciones de este modelo, viaje a Francia y pregunte por Renta Activa de Solidaridad (RSA). Este modelo, basado en los convenios de inserción y en las acciones de contraprestación evidencia el fracaso del planteamiento inicial de las rentas mínimas como rentas asociadas de forma rígida a los planteamientos de inserción. (Sanzo)
Y es que la cobertura de las necesidades básicas debe quedar inexcusablemente al margen de la lógica del mercado o de la situación económica, de la sensibilidad social o política, o incluso del particular concepto del principio de solidaridad que una mayoría política pretenda imponer.

Paco Roda

Gehiago irakurri/Leer más...

19/2/10

BELASCOÁIN POR BERIÁIN

Hoy en el pleno del Parlamento Foral tocaba hablar lo justo y recoger lo que ofrecían. Que menos es nada. Cuatro municipios navarros tendrán la oportunidad de incorporarse a la zona mixta tras la primera y parcialísima modificación de la Ley del Vascuence en 24 años. En la práctica serán Aranguren, Galar y poco más, porque sabemos que la mayoría municipal de Noáin se expresará en contra del cambio. Y lo de Belascoáin-Beraskoain, donde vive un centenar de personas, no se entiende muy bien a qué viene, aunque sea de celebrar, porque no parece que exista allí una magnitud de demanda superior a la que pueda haber en Legarda, en Artazu, en Obanos, en Zirauki….Más bien parece un rocambolesco antojo socialista para hacer suavizar su negativa a facilitar la inclusión de Beriáin.

La aparente soledad en la que ha quedado UPN no es más que el resultado de una pose, de una escenificación políticamente oportuna para PSN y CDN, que al tiempo que exhibían una brizna de diferenciación respecto al ejecutivo, han aprovechado para meter en el mismo saco del maximalismo a UPN y NaBai. Es decir que levantar el principio contrario a las fronteras lingüísticas y a la discriminación ciudadana dentro de un mismo país, es maximalismo. Ellos marcan el terreno y deciden quién es el que queda fuera de juego; así de sencillo.

También es, al parecer, maximalismo, proponer como opción transaccional, la revisión de los límites establecidos por la zonificación realizada en 1986. Porque de entonces a ahora ha habido cambios evidenciables comprobando los datos sucesivos de los padrones municipales que demuestran que como pauta general ha aumentado en muchas zonas intermedias el grado de conocimiento del euskera, y que según los baremos utilizados entonces, habría localidades y valles, como Agoitz, Etxauri, o Salazar-Zaraitzu, que deberían estar en la zona vascófona, y otras muchas, como Tafalla o la Valdorba, o Artajona y Mendigorría, donde andan luchando por el modelo D, por citar sólo casos de la Zona Media, a las que correspondería estar en la mixta. Es decir que tan maximalista les parece oponerse a la zonificación como reivindicar la actualización de un mapa desfasado según los mismos criterios que entonces se consideraron.

Sin embargo, Roberto Jiménez se ha despachado declarando que ellos quieren permitir sin imponer. Ellos sabrán qué tipo de permisividad es esa cuando han dejado claro reiteradamente que ésta será la última reforma de la Ley, con desprecio de la voluntad de los navarros expresada en las encuestas sociolingüísticas, y con desprecio al más elemental criterio de respeto a la libre voluntariedad. Y con desprecio también a las recomendaciones del consejo de expertos del Consejo de Europa.

Porque en definitiva, el PSN, que no ha reformulado su política lingüística en muchos años, comparte en lo esencial, los mismos prejuicios que la derecha tiene sobre el euskera. Prejuicios que les lleva a considerar la cuestión con criterios político-ideológicos y no culturales, precisamente porque ven en el euskera, en la misma línea tantas veces expresada por Del Burgo o por Ollarra, el caballo de Troya cuyo avance puede generar transformaciones políticas. Por eso no quiere el PSN el euskera en Beriáin, porque quieren preservar su coto. La misma línea reactiva. Y si hay que cambiar algo, como hoy, que sea para no que cambie nada.

La misma visión del euskera como una lengua primitiva, rural, antítesis del progreso económico y social, incapaz de evolucionar y de competir. Y como lo ven así, ponen todos los medios para que efectivamente sea así. Por eso se opone UPN, en nombre de los dialectos navarros que ellos nunca han favorecido a conceder al euskera el derecho al mismo proceso de codificación y estandarización que en su día tuvieron el castellano y todos los idiomas de prestigio.
Hay, por supuesto, graves errores históricos cometidos desde las posiciones del nacionalismo vasco, al margen de la actividad de ETA, la mayor rémora de todas, que han minado el prestigio social del euskera en Navarra. Pero el elemento básico de obstaculización de su desarrollo es esa coincidencia básica entre la derecha y el socialismo oficial que comparten la tesis, aunque cada uno la exprese con distinta letra, según la cual, el fortalecimiento del euskera es un objetivo nacionalista, y por el hecho de serlo hay que combatirlo; y si no se le puede hacer retroceder, al menos que no avance más. Es triste, pero hoy por hoy es lo que hay.
Praxku en Gerinda Bai

Gehiago irakurri/Leer más...

18/2/10

No existe el consenso

LA voz consenso vale en el Diccionario de la Lengua de la Real Academia como asenso, en tanto que el acto de prestar consentimiento y más particularmente cuando se trata de una corporación.

A simple vista, no es lo que se llama en la cultura política española consenso. Que se refiere a otra acción; la de encontrarse mediante el diálogo varios agentes políticos, de izquierda y derecha por ejemplo, y, mediante la cesión mutua, tratar de alcanzar un acuerdo. Los pactos de la Moncloa primero y la Constitución de 1978 después, son el resultado de ese proceder que algunos políticos añoran constantemente sin demasiado fundamento.

Los lingüistas sabrán, pero quizá la idea de este último consenso viniera de Italia, del hábito extendido entonces (años sesenta y setenta) en su sistema político de lograr entendimientos a todos los niveles entre la Democracia Cristiana y el entonces todopoderoso Partido Comunista italiano. No es descabellado pensar que esos hábitos se introdujeran en España a través de los entonces numerosos demócratas cristianos (presentes en UCD también) y del PCE, con el beneplácito de seguidores socialistas del pensamiento político italiano como Gregorio Peces-Barba.

Dicen los lingüistas que consenso es un neologismo que fue crucial en el léxico de la transición española y hoy se aplica de modo desmesurado a cualquier posible concordia política, lo que ha dado lugar al feo e incorrecto verbo consensuar (E.A. Núñez y S. Guerrero, El lenguaje político español, Cátedra, Madrid, 2002, pp. 183 y 184).

En todo caso, se convirtió también en un genuino producto español que duró mientras existió la UCD. Ésta es una tesis que suele utilizar Javier Pérez Royo y aquí se comparte. Desde el hundimiento de la UCD, desapareció el consenso y cualquier rastro de una derecha civilizada, para afianzarse lo que hoy es el PP: una alianza entre la ultraderecha, los resabios propios y nacionalcatólicos de la CEDA, todo ello ensamblado a través de una lucha feroz contra los socialistas por alcanzar el gobierno.

En nuestro sistema político no hay un partido como el de Le Pen, por la sencilla razón de estar ya los miembros ultraderechistas y sus ideas en el seno del propio PP. Quien dirige buena parte de su actuación a que no se rompa tan electoralmente provechosa alianza entre franquistas, políticos con el santo en procesión y pragmáticos defensores de los intereses propios de los sectores más ricos de la sociedad, para los que reclaman una bajada de impuestos (disfrazada de la irresponsabilidad fiscal de toda la sociedad ¡en tiempo de crisis!).

Así que, con toda la razón para Pérez Royo, desde la caída de Adolfo Suárez, lo que se ha instalado aquí es un combate entre los dos partidos por instalarse en La Moncloa. Otros lo formulamos de otro modo, como que la religión política dominante es la de los dos partidos distintos y un solo rey verdadero. Religión que tiene sus secuaces en el seno del socialismo, del apasionado estilo de los José Bono y Rodríguez Ibarra, a quienes les molestan todos los nacionalismos históricos. UPyD sigue esta corriente de fondo, si bien pretende hacerse un electoral lugar al sol que más calienta, pero con la incorporación de las ideas del bipartidismo imperante; más cerca del PP que del PSOE, en su neurosis antiseparatista (que tanto recuerda a algunas tesis de José Antonio Primo de Rivera contra los nacionalismos catalán y vasco).

El bipartidismo es un peligro para la democracia porque, aunque la realidad social es plural, conduce a que IU no tenga la representación parlamentaria que merece, y porque es irresponsable que los nacionalismos históricos no estén debidamente representados (exclusión de los nacionalistas por la que abogan ahora no pocas voces políticas españolas). El bipartidismo es un riesgo hasta para discutir cosas tan importantes como la educación, pues, por muy buena voluntad que tenga este ministro del ramo (y yo no lo dudo), ese marco asfixiante de los dos partidos condiciona el contenido de toda la negociación y los apoyos que puede tener el propio gobierno (como bien lo sabe Uxue Barkos de primera mano y así se lo escuché hace pocos días).

Otra cosa es que el PP no pueda llegar a rubricar pactos. Aunque no es su estilo, puede sellarlos, por ejemplo, para no quedarse sólo en un asunto tan grave como el de la educación. Como lo hará al día siguiente de las elecciones forales navarras con la UPN. De hecho, los ha suscrito ya para desalojar al PNV de la lehendakaritza y para conseguir una presencia pública cotidiana de Basagoiti, que nunca hubieran soñado los partidarios de Mayor Oreja y compañía.

Ahora bien, el consenso del proceso constituyente requería una cierta inquietud sobre los intereses generales del Estado y de la gente que son completamente ajenos al PP. Todo lo humano le es ajeno y solamente lo electoral le es propio. Así que nadie aguarde más que la quietista espera del PP al derrumbe económico del Gobierno del PSOE con todo lo que se lleve por delante. El PP no tiene programa, pero sí se le ve el plumero: rebaje de impuestos (con el mentiroso mito de Bush hijo sobre que los ricos desgravados crean trabajo), congelación de los sueldos de los funcionarios (preludio general de la congelación de los sueldos de todo el mundo), revisión de las pensiones (con más prudencia que el PSOE por aquello de los votos) y privatizaciones por doquier, como las de Esperanza Aguirre, en detrimento de la sanidad y la educación públicas. Quien quiera votarles, pues que Dios le coja confesado, como se suele decir.

El PP ha aprovechado estos días para proponer como complemento programático la introducción de la cadena perpetua en nuestro sistema penal. Idea que ya estaba, copiones, en el programa de UPyD (si bien condicionada a la alarma social que generen los delitos para los que se solicita tal ignominia). La condena de por vida viola, empero, el artículo 15 de la Constitución (es una pena inhumana), al serlo ataca la dignidad de la persona (artículo 10 del texto constitucional), y de cualquier modo es contraria a la reinserción social como fin prioritario de las penas (artículo 25.2 de la misma Constitución española).

Nota final navarra: El recién nacido PPN no invitó a su estreno público a NaBai por no ser esta coalición -dijeron- "constitucionalista". Aparte de ser una palabra que no está en el Diccionario, si lo que quieren significar con eso es que no aplica NaBai los derechos fundamentales o humanos de la Constitución (lo que es rotundamente falso), podrían fijarse en que el PPN, con su cadena perpetua, viola cotidianamente los artículos 15, 10 y 25.2 de la misma Constitución. Vamos, la típica viga en el ojo propio y la existencia de nada en el ajeno.

José Ignacio Lacasta-Zabalza en Diario de Noticias

Gehiago irakurri/Leer más...

15/2/10

¿QUIEN SERA CANDIDATO?

También se apuesta en Navarra por Roberto Jiménez, nuevo líder de los socialistas navarros, después de la traumática experiencia de esa organización. Primero, el fallecimiento de su secretario general, Carlos Chivite, y, después la imposición desde Madrid de apoyar a UPN y descartar un pacto de gobierno con Aralar que hubiera llevado a la presidencia al socialista Fernando Puras. Con estos antecedentes Roberto Jiménez trata de buscar un perfil definido para los socialistas y los resultados son buenos, desde la perspectiva interna y de Madrid.
Con informaciones de: Soledad Alcaide, Juan Manuel Pardellas, Adolf Beltran y Andreu Manresa.
Como todos los periodistas de El Pais se informen como estos...........

Gehiago irakurri/Leer más...

14/2/10

Nafarroan EITB nahi dugu

MILA ESKER DENORI

Gehiago irakurri/Leer más...

VICTIMAS y/o VERDUGOS

Nabaizaleok en tu Email

introduce tu dirección:

Grupo de apoyo a Nafarroa Bai Nabaizaleok, NA-BAIren aldeko sostengu taldea da. Astero mezu bat bidaltzen dugu. Mezu hau ez baduzu jaso nahi, esaiguzu. Mezu hau, beste inork jasotzea nahi izanez gero, abisatu. Esker Mila. Nabaizaleok, es el grupo de apoyo a NA-BAI. Todas las semanas mandamos un mensaje. . Si quieres que más gente reciba este mensaje, háznoslo saber. Gracias por tu atención
Abdul Munir ﲥ Template | Diseñado por ©Nabaizaleok