27/5/09

XXII Marcha al Polígono de Tiro de las Bardenas


Gehiago irakurri/Leer más...

19/5/09

Gotorlekuko Fuga-maiatza 24


Gehiago irakurri/Leer más...

11/5/09

HOMENAJE PRISIONEROS ANTIFASCISTAS-16 de Mayo

Errepide honetako Irurita-Artesiaga tartea 1.756 prisionerok ireki zuten 1939 eta 1941 bitartean, 18. eta 159. Langile Batailoietan eta 12. Langile Soldaduen Diziplina Batailoian gatibu. Beranduago, ehunka soldaduk ere egin zuten lan hemen. Honetaz gain, Baztanen beste 3.463 prisionerok mendiko gotorlekuak eraiki zituzten, Mendebaldeko Pirinioko Defentsa Planaren barrenean. Horrela antolatu zen 20.000 inguru prisioneroen lana, gotorlekuetan zein beste errepide batzuen eraikuntzan: Igari-Erronkari, Egozkue-Iragi, Lesaka-Oiartzun, Oiartzun-Erlaitz eta Lezo-Jaizkibel. Lan guztiak “Inspección de Campos de Concentración de Prisioneros” delakoaren menpe zeuden.
Como en el Pirineo, más de 150.000 presos, presas y prisioneros trabajaron en minas, fábricas, talleres, obras hidráulicas, ferrocarriles, obras de reconstrucción... dentro de un plan destinado a obtener beneficio económico de la población cautiva y a adoctrinarles en el “hábito de la profunda obediencia”. Trabajos forzados marcados por el hambre, las agresiones y la humillación. Y muchas veces, también la muerte. Aunque seguramente fueron más, hay constancia documental de la muerte de dos prisioneros durante la construcción de esta carretera: Manuel Castaño Martínez (Alcontar, Almería), a causa de una hemorragia interna y Ciriaco Díaz Pastor, (Tortola de Henares, Guadalajara), con “heridas de arma de fuego en la cabeza y tórax”.
Quienes abrieron esta carretera pagaron así su defensa de la II República, del reparto de la riqueza, y de maneras más libres y alegres de vivir.

Gehiago irakurri/Leer más...

10/5/09

Emotivo homenaje en Artica a los 17 represaliados de San Cristóbal enterrados en su cementerio

El homenaje a las 17 víctimas de la represión franquista enterradas en el cementerio de Artica se convirtió ayer en un grito unánime contra la injusticia, en favor de la convivencia, de la democracia, de la pluralidad de las ideas y, en definitiva, en un reconocimiento público de aquellas personas que fueron asesinadas simplemente por pensar de una forma distinta a la establecida en aquellos primeros años de dictadura franquista. Pero, sobre todo, supuso un "alivio" para los allegados de estas 17 personas, que ven así cómo se hace "justicia" con sus familiares, después de "tantos años de sufrimiento" en silencio, sin poder compartir prácticamente con nadie su pena.DE ESPALDAS
Enrique Toledano, José Mª Garrido,
José Benedé y Jorge López de Vicuña
se hermanaron aquí un 17 de Noviembre de 1936.
A las 8 de la mañana el brazo de la injusticia más absurda
ejecutó a estos cuatro jóvenes, menores de 25 años,
con el falso pretexto de que habían intentado fugarse.
Después, gota agota, en nombre de su patria y de su religión,
irían matando por fusil, por hambre o por malos tratos
a los trece restantes.
Luego vino el silencio,
el miedo,
la vergüenza,
y vistieron de gris nuestros pueblos y nuestra memoria colectiva.
Hemos debido hacernos casiviejos para ser conscientes
de haber pasado media vida de espaldas,
tantos años de espaldas
a un lamento despeinado entre las copas de los pinos,
a una sangre de arroyos subterráneos bajo la veta de las canteras,
a un silencio tan largo que esculpió muecas en las bocas de los viejos,
de espaldas a la tierra que se abría cada noche, pueblo a pueblo,
recibiendo cuerpos desvencijados,
de espaldas al volcán que escupió sueños rojos una noche de mayo
y cubrió luego de cenizas las conciencias y los campos…
De espaldas, al pie de Ezkaba, siempre de espaldas
a un inmenso secreto de voces desgarradas
que ahora nos inunda y nos oprime.
¡Ya vale! Vamos a darle cara,
vamos a mirar de frente los ojos que gritan bajo las piedras,
vamos a hablar al pasado de tú a tú, de recuerdo a recuerdo,
de memoria a memoria,de nombre a nombre…
Ezkaba, vamos a rescatar de tu vientre sus huesos doloridos,
sus miradas rotas.
Vamos a poner alas a su sueño inconcluso,
¡vamos a resucitarlos!
Koldo Pla

Gehiago irakurri/Leer más...

7/5/09

PRIMER DÍA DEL PRIMER AÑO TRIUNFAL

Hoy ha sido un día feliz para ellos. Han visto por fin materializado el sueño de plantar como lehendakari a un constitucionalista, eufemismo que encubre la alianza de los adversarios del nacionalismo vasco, de los más manifiestos junto con los que aparecían como paladines de la transversalidad. La alianza imposible en todos los sitios, salvo en la CAV y en Navarra. Aznar ha reclamado el mérito de lo conseguido ahora para el esfuerzo anterior de Mayor Oreja. No le falta razón. A la postre ha sido la misma estrategia con distinta retórica y con mejores mecanismos.

Habrá que ver lo que ocurre a partir de ahora. Pero se puede predecir que si el PP rompió antes el pacto de Ajuria-Enea al negarse a desarrollar sus más importantes contenidos políticos, se opondrá ahora de nuevo a todo intento de diálogo. El PSOE acaso lo intente, mediante una estrategia oculta distante del discurso oficial, con el fin de aparecer como los artífices de la paz y de marginar al nacionalismo institucional, pero es difícil de creer que el PP suelte la presa. Se han metido, y nos han metido a todos, en una oscura aventura.
Praxku- Gerinda Bai

Gehiago irakurri/Leer más...

4/5/09

EL NACIONALISMO "NATURAL"

Hacemos muchas cosas –muchísimas- de modo inconsciente. Y muchas de las cosas que hacemos inconscientemente –muchísimas- tienden a presentársenos como lo más natural del mundo. Sólo quien los ve desde fuera, distante, está en condiciones de percibir no ya lo que hay en ellas de peculiar –asunto posterior-, sino incluso el hecho de que son peculiares.
Pondré un ejemplo ajeno a la política: nada anima a un diestro a preguntarse por qué los teclados de las máquinas de escribir y los ordenadores son como son. En cambio, es poco probable que un zurdo, antes o después, no repare en que la distribución de las teclas está hecha contra él: las de más importancia se oprimen con los dedos de la mano derecha. Pasa lo mismo con los mandos de los coches: reclaman de la mano izquierda habilidades de importancia menor, por no decir mínima, y al pie izquierdo sólo le asignan un pedal (y en los vehículos de cambio automático ni eso). Sólo un zurdo está en condiciones de notar hasta qué punto la práctica totalidad de las máquinas y los instrumentos –incluídos los musicales- están hechos para diestros.
El diestro no repara en nada de eso. Por una razón muy simple: porque los individuos tendemos a reflexionar sobre lo que nos falta o nos plantea dificultades: no sobre lo que se acomoda a nuestras necesidades o nos viene propicio de por sí. Se suele decir de la libertad y del amor, pero podría aplicarse a todo: sólo nos damos cuenta de su importancia cuando nos faltan.
Quien pertenece a un Estado-Nación –o así lo siente y así se le reconoce, lo que a los efectos de este comentario tanto da- es como el diestro: nada le incita a considerar lo particular de su situación. Tiende a identificarla con el estado natural de las cosas.
El individuo que se siente parte de una gran nación tiende espontáneamente a identificar su especifidad lingüístico-cultural con lo normal. Y aspira a que lo normal, es decir, lo que le rodea cotidianamente, se atenga a sus códigos de interpretación de la realidad. Aunque no tenga conciencia de ello, está hecho a la preeminencia de esos códigos. Un sondeo de opinión realizado a finales de los 80 entre jubilados británicos residentes en la Costa del Sol incluía la siguiente pregunta: “¿Qué es lo que más le molesta de la población autóctona?”. Una amplia mayoría respondíó: “Que no quiera aprender inglés”.
La gran mayoría de los españoles entiende España como una entidad natural, inmanente. Considera que la Historia local que le han contado, que atribuye a los antecedentes la impronta de los resultados –Don Pelayo ya prefiguraba la conquista de Granada, y el Arcipreste de Hita la lengua en la que ahora escribo-, es la verdad misma, y la mera hipótesis de que España pueda ser un precipitado aleatorio, alterable en función de elementos nuevos, le resulta tan impensable como que una buena mañana las montañas pudieran aparecer con la falda para arriba y la cima para abajo. La España que tiene en su cabeza es el espacio de su escenario emocional y siente una aversión instintiva por cuanto pueda alterar ese escenario….y los relativos privilegios que le otorga.
Aunque no teorice su encastillamiento –no lo necesita-, defiende con uñas y dientes ese espacio. Lo defiende tanto de lo que se le aparece como ataques foráneos como de lo que se interpreta como ataques desde dentro; tanto de lo que vive como agresiones externas, con independencia de que no lo sean, o lo sean mínimamente (recuérdese el cómico episodio de la guerra de la eñe) como de las puestas en cuestión internas (de los planteamientos disgregadores sustentados por quienes él ve como malos nacionales).
Nótese que para esta defensa de su espacio, el nacionalista español suele hacer suyos dos discursos simultáneos y aparentemente contradictorios: frente al peligro exterior se muestra victimista, vigilante de su singularidad asediada, celoso de sus particularidades; frente al ataque desde dentro, en cambio, asume una retórica universalista, cosmopolita, ridiculizadora de los localismos “impropios de esta época de superación de las fronteras”. Sonríe displicente cuando oye hablar de la normalización del euskera, pero marcha aguerrido al combate en defensa del toro de Osborne.
Puede parecer contradictorio, y de hecho lo es, pero no más que las dos caras de una misma moneda: cosmopolitismo y localismo se unen en la percepción de su conciencia nacional como modo natural de ver las cosas. Cree vivir en el punto exacto de equilibrio entre la universalidad y el provincianismo.
El integrante de una nación sin Estado –o si se prefiere, de una comunidad no admitida en pie de igualdad jurídica por los grandes- es como el zurdo al que me refería al inicio. No puede asumir su especifidad como algo natural, porque la realidad, sencillamente, no se lo permite: todo le está recordando constantemente su diferencia, su inadaptación. En consecuencia, o acaba por conformarse con su desventaja –de hecho, muchos zurdos acaban desenvolviéndose como si fueran diestros, resignándose a hacer peor muchas cosas- o se cuestiona la realidad circundante. Lo más habitual es que combine ambas posibilidades en una u otra proporción. En todo caso, sea cual sea la medida en que se anime a reivindicar su derecho a la diferencia, lo hará consciente de ella, sabedor de que lo suyo es distinto.
En este territorio reside la gran dificultad ideológica –y por ello política- que presenta el nacionalismo español: no reconoce que sus víctimas sean diferentes. Ve a los periféricos que se oponen a su visión de España –sea porque asumen otro nacionalismo, sea por puro y simple rechazo del nacionalismo español- como malos españoles; españoles inconscientes, alicortos, sin grandeza….pero españoles. No administrativamente españoles; españoles en esencia. Y no de cualquier España, sino de esa España que se remonta a los reyes godos, sigue por la mal llamada Reconquista, avanza a través del Imperio, conquista América, se baña en sangre en Sagunto, Numancia y Zaragoza, expulsa al francés, borbonea, pierde Cuba y Filipinas, se desangra en terrible combate fratricida y ya, por fin, se resuelve en feliz democracia.
Mucho se habla hoy del Estado de las autonomías. El nacionalismo español lo admite –en la medida en que lo admite- como un modo de organización política basado en la cesión de la capacidad de gestionar determinadas parcelas de poder; no como el reconocimiento, así sea parcial, de tales o cuales derechos nacionales minoritarios. De ser este último el caso, el problema nos vendría planteado en unos términos que facilitarían notablemente su resolución.
Pero no es así. Por mucho que aumente el número de quienes se proclaman federalistas, el federalismo español apenas tiene entidad como corriente de pensamiento. Aunque pretendan formalmente lo contrario y lo digan sin parar, apenas hay españoles que crean realmente que España sea una unidad entre iguales y que tan español sea un sevillano como un donostiarra, un madrileño como un gerundense: para la inmensísima mayoría, lo español sigue identificándose básicamente con el tronco cultural castellano-andaluz. Por ilustrarlo con una breve pincelada: pocos españoles tuercen el gesto si alguien califica de españolísima a la guitarra, pero muy pocos dirían espontáneamente que la alboka, la gaita o la tenora son españolísimas. Desde una perspectiva sinceramente federalista, sin embargo, sería de rigor.
La hondura alcanzada por el nacionalismo absorbente y acaparador es sin duda el obstáculo más importante con que tropieza la búsqueda de una fórmula política que permita superar nuestros problemas nacionales. Porque la panoplia de la política tiene pocas armas capaces de taladrar el blindaje de la ideología. Y el nacionalismo español es, en lo esencial, falsa conciencia: ideología pura.
(artículo de Javier Ortiz publicado por HIKA en mayo de 1998)

Gehiago irakurri/Leer más...

VICTIMAS y/o VERDUGOS

Nabaizaleok en tu Email

introduce tu dirección:

Grupo de apoyo a Nafarroa Bai Nabaizaleok, NA-BAIren aldeko sostengu taldea da. Astero mezu bat bidaltzen dugu. Mezu hau ez baduzu jaso nahi, esaiguzu. Mezu hau, beste inork jasotzea nahi izanez gero, abisatu. Esker Mila. Nabaizaleok, es el grupo de apoyo a NA-BAI. Todas las semanas mandamos un mensaje. . Si quieres que más gente reciba este mensaje, háznoslo saber. Gracias por tu atención
Abdul Munir ﲥ Template | Diseñado por ©Nabaizaleok